Los orígenes del sacacorchos

El sacacorcho es una herramienta indispensable en la vida de todo winelover; sin embargo, la verdad es que nunca me había puesto a pensar de dónde surgió o quién tuvo la maravillosa idea de inventarlo, así que hoy platicaremos sobre esto…

El sacacorcho tuvo su primera aparición en el siglo XVIII, época en la que proliferó el hábito de utilizar un corcho para cerrar las botellas de vino.

Las primeras referencias lo describen como un tornillo clavado en los tapones de las botellas, ¿les suena familiar?

El inglés Samuel Henshall, fue el primero en patentar en 1795, un artefacto creado específicamente para retirar los corchos de las botellas de vino. Se trató de un utensilio en forma de “T”, es decir, el tornillo estaba sujeto de forma perpendicular a un asa de madera, lo que facilitaba la extracción del tapón.

A partir del siglo XIX los diseños y patentes de distintos tipos de sacacorchos se multiplicaron en Europa, hasta que a finales del siglo Carl Wienke inventó el sacacorchos de palanca, uno de los más utilizados hasta la actualidad.

A partir de ahí en 1930 Dominick Rosati patentó el sacacorchos de alas, mientras que en 1979 Herbert Alien el sacacorcho de tres tiempos.

A mí sólo me queda agradecerles a estos hombres el haber inventado tan útil herramienta para descorchar nuestros amados vinos.

¡Nos leemos en la próxima!

 

Deni 💜🍇🍷