¿Qué es la mineralidad en un vino?

¿Cuántas veces has escuchado la frase “este vino tiene un toque mineral”?

Después de investigar sobre el tema para poder hacer esta nota, supe que el concepto de mineralidad es relativamente nuevo, digamos que hace apenas unos cuantos años se empezó a utilizar como descriptor de una de las características de un vino.

¿De dónde viene esa mineralidad?

Hasta hace poco, la mineralidad se relacionaba con el suelo dónde se encontraba la vid. Se creía que ciertos tipos de suelo como los pizarrosos o graníticos aportaban los nutrientes que generaban esas características minerales.

Sin embargo, un estudio dado a conocer en 2015 demostró que la mineralidad en los vinos no es aportada únicamente por la metabolización de los nutrientes del suelo, sino que se debe a varios factores como la presencia de levaduras, procesos enológicos llevados a cabo en la bodega, el clima y hasta de la propia variedad de uva utilizada.

No podemos afirmar que un suelo con mucha riqueza mineral, dará como resultado un vino con mucha carga mineral.

Entonces, ¿qué debemos entender por mineralidad?

La próxima vez que tengan un vino, principalmente blanco, frente a ustedes traten de identificar esta característica. En el caso del olor se suele relacionar con aromas similares al yeso, gis o piedra mojada. En cuando al sabor, podemos ligarlo a la acidez, salinidad o a lo que sabría una piedra (yo no la he probado, así que es una suposición)

Desde mi punto de vista es una de las características más fáciles de percibir en un vino, claro que esto depende totalmente de cada uno, recuerden que todas las percepciones varían de persona a persona; habrá aquellos que me puedan decir, “¡Deni, jamás he detectado minerlidad en un vino!” y es totalmente válido.

Espero haberles dejado algo sobre este concepto.

Nos leemos pronto.

Deni 💜🍇🍷