Historia del vino en Coahuila

¡Cómo están Wine Lovers!

Yo feliz de continuar compartiéndoles la historia vitivinícola de mi país, México. En una nota anterior ya platicamos sobre cómo llegó la uva a la Nueva España y cuál fue su recorrido dentro del territorio nacional. Ahora quiero centrarme un poco en Coahuila, territorio clave en el desarrollo del vino en México.

¿Sabían que el primer vino que se produjo en México con fines comerciales fue de Coahuila, específicamente del Valle de Parras?

En 1568 los conquistadores españoles salieron de Zacatecas rumbo al norte del país en búsqueda de oro; su sorpresa fue que en el camino se toparon con un paraíso natural que tenía las condiciones idóneas para el desarrollo de las vides, ese paraíso era precisamente Valle de Parras.

Este valle se convirtió en un cruce de caminos angular para la corona española por dos razones. Uno, su privilegiada geografía y dos, porque su ubicación favorecía el desarrollo comercial del país.

Años más tarde, en 1593, Francisco de Urdiñola introdujo el cultivo de la vid en la Nueva Vizcaya y tan solo un año después se establecería la misión de Santa María de Parras, hoy El Rosario, y con ella las primeras vinícolas de la zona. Una de estas bodegas la conocemos hoy en día como Bodegas del Marqués de Aguayo. No es reconocida como la más antigua de América porque no cuenta con los registros que la acrediten como tal.

Nueva Vizcaya fue la primera provincia en ser explorada y fundada en el norte de México durante el virreinato de la Nueva España. Comprendía los estados actuales de Durango, Chihuahua, Sinaloa y parte de Coahuila.

Un año más tarde, en 1595 Don Lorenzo García, ya establecido al norte del manantial, solicitó al Rey Felipe II una dotación de tierras para plantar viñas y producir vino y brandy. Su petición fue aceptada por el Rey y para 1597 arrancó formalmente las actividades de la Hacienda San Lorenzo.

Desgraciadamente por esas fechas (1600 a 1821) llegaría la orden de la corona española de destruir todos los viñedos de la Nueva España para que ya no se produjera más vino con fines comerciales, esta medida aletargó, pero no inhibió totalmente nuestra vinicultura.

Para 1860 llegó a Cuatrociénegas, proveniente del sur de Italia, Don Miguel Ferriño Lander, quien fundó La Fronteriza. Vinícola que hoy conocemos como Bodegas Ferriño. Uno de los primeros vinos que produjeron fue el llamado Sangre de Cristo con el cual quisieron emular el vino italiano Lágrimas de Cristo.

Hacia 1893 la Hacienda San Lorenzo fue adquirida por Don Evaristo Madero, abuelo del presidente Francisco I. Madero, quien la nombró Casa Madero y sigue perteneciendo a su familia hasta nuestros días.

Después de hacer esta nota me doy cuenta de lo afortunados que somos al tener vinícolas tan antiguas en nuestro país. Yo no tengo el gusto de conocerlas pero, espero de verdad pronto poder darme una vuelta por esas tierras tan maravillosas que enamoraron a propios y extraños.

Nos leemos en la próxima.

Deni 💜🍇🍷

 

 

 

 

 

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *