Adobe Guadalupe, un viñedo entre arcángeles

Tuve el placer de conocer Adobe Guadalupe en un curso de vinos que tomé a finales del año pasado. Recuerdo bien que fue gracias a la calidad y sabor de Jardín Secreto que caí rendida en sus brazos.

Desde ese momento se me metió en la cabeza el visitar el viñedo para conocer mucho más sobre su historia y oferta.

Por fin el día llegó, el pasado 13 de enero viajé junto con mi esposo a Valle de Guadalupe, debo confesar que yo iba como niña chiquita en Disney. El paisaje, el clima, la gente y la experiencia en general me tenía fascinada.

El segundo punto de nuestro tour fue Adobe Guadalupe, después de tomar un pequeño camino de terracería, ¡llegamos!

Lo primero que te recibe a mano derecha es su Food Truck; un espacio verdaderamente disfrutable. Inmediatamente me imaginé yendo con mis amigos gozar unas deliciosas tapas y un buen vino, lástima que todos vivamos en la Ciudad de México y nos quede tan lejos, ¡si no, seríamos clientes frecuentes!

A un lado está la tienda, nosotros nos dirigimos directamente ahí para pedir informes sobre la degustación que teníamos agendada. Al entrar la gente nos recibió con mucha amabilidad y Fer nuestra anfitriona nos guió hacia la cava, lugar donde probaríamos 5 de sus vinos.

Al entrar la piel se me puso chinita, fue una experiencia organoléptica y sensorial increíble. El olor a roble, el clima frío y la decoración hacen de aquel lugar algo acogedor, de verdad te hace sentir como en tu casa.

 

                  

Después de contarnos brevemente la historia de Adobe Guadalupe, Fer comenzó la degustación con Jardín Romántico, un vino blanco hecho a partir de Chardonnay; si eres amante del vino fresco con toques cítricos y con bajo grado de alcohol, Jardín Romántico es una excelente opción.

A continuación dimos paso a los vinos tintos, comenzamos con Gabriel, un ensamble entre Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec; pasa 11 meses en barrica de roble francés, es de color rojo granate intenso, en nariz podrás detectar presencia de frutas rojas maduras como la mora y algunos toques de confitados. En boca tiene toques de frambueza y zarzamora.

Continuamos con Kerubiel; ensamble de Cinsault, Syrah, Mourvedre, Grenache, Viogner; pasa 12 meses en barrica de roble francés, su color es rojo granate; en nariz tiene aroma a moras y en boca es un vino complejo.

Damos paso a nuestro cuarto vino, Serafiel; mezcla de 3 variedades: Cabernet Sauvignon, Syrah y otras. Al igual que Kerubiel pasa 12 meses en barrica de roble francés. Al probarlo no podrás evitar pensar en frutos maduros como la ciruela y canela.

Y finalizamos con Rafael, el cual es un ensamble de Cabernet Sauvignon, Nebbiolo; pasa 11 meses en barrica de roble francés, tiene un tono rojo teja muy brillante, en nariz pueden percibir aromas a frutas rojas maduras, ciruelas y gracias al tiempo que pasa en barrica también se puede destacar chocolate y café tostado.

La degustación fue lo máximo, en serio salí con el corazón llenito de felicidad, no me queda más que agradecer a Fer todas sus atenciones.

Espero que les haya gustado esta nota y que se enamoren tanto como yo de Adobe Guadalupe. Para conocer más de ellos visiten su página http://www.adobeguadalupe.com/

Nos leemos en la próxima.

Deni 💜 🍇🍷